domingo, 15 de febrero de 2015

Huesillos de la Abuela

Aunque no lo creáis, hoy traigo una receta de fiesta. ¿de que fiesta? pues la verdad no lo se, hay discrepancias, pero como están riquiiisimos pues yo los hago.
Es una receta de mi abuela, bueno, la verdad es que es una receta típica de los pueblos, pero a mi me la enseño mi abuela.
La primera vez que los hice, era navidad, había venido a pasar unos días e hicimos para la familia. Bueno la familia, el barrio y el pueblo entero, salen un montón, y como estas masas están mejor de un día para otro, ¡¡alee pues que sobren!!



¿Habéis probado alguna vez las rosquillas? son parecidos, pero más jugosos y con más sabor.
Parece que hay mucho aguardiente, pero una vez fritas, el sabor casi desaparece, deja un regustillo buenísimo.
¡¡AVISO!! ¡¡LEER CON ATENCIÓN!! son como las pipas!!! una vez te comes uno, sigues y no te das cuenta de que te zampas la bandeja entera!!!



La receta que pongo es la original, pero en mi casa echamos el doble de aguardiente, es más, mi abuela le echaba el doble de aguardiente, (como se reía cuando echaba mas de la cuenta "sin querer"), y claro yo no puedo romper esa tradición ;)

Ingredientes:
  • 2 huevos
  • 2 medidas de huevo de azúcar
  • 2 medidas de huevo de aguardiente
  • 2 medidas de huevo de aceite de oliva
  • 1 pizca de sal
  • 1 1/2 cucharada levadura
  • harina (la que pida la masa)
  • Aceite para freír (bastante)
Lo primero que tenemos que hacer es picar el huevo por arriba y hacer un agujero sin romper el huevo porque los demás ingredientes los vamos a medir ahí. (es como el bizcocho de yogur pero en huevos)
Echamos todos los ingredientes en un bol y amasamos. La cantidad de harina depende de lo grande que sean los huevos y del aguardiente que pongáis, por eso no os puedo dar cantidades. La masa estará lista cuando no se pegue a las manos pero aun siga blanda.
Dejamos reposar la mezcla unos minutos para que coja sabor.
Ponemos una sartén con bastante aceite y calentamos a fuego medio alto, que este bien caliente. Cogemos trozos de masa, hacemos churritos y los metemos a la sartén hasta que se doren. Sacamos a una bandeja con papel absorbente, dejamos enfriar y comemos con gusto.

Observaciones
  1. Yo pese los trozos de masa para que salieran casi iguales. Pesaban entre 20 y 25 gramos.
  2. Cuidado al freírlos, parecen que no se hacen y al segundo están dorados (o quemados).
  3. Podéis hacer la mitad de la receta para probar, salen bastantes, a mi me salieron unos 50 huesillos.
Es una receta muy simple pero que gusta mucho. A mi me trae muy buenos recuerdos y espero que a vosotros también. 


4 comentarios:

  1. Gracias por la receta!! Mi abuela también los hacía y ahora los podré hacer yo. Una pregunta, la harina normal o mejor la de repostería?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada!! espero que los disfrutes.
      Yo lo hice con harina de repostería, pero me imagino que en la época de mi abuela no habría de eso, así que con ambas valdrá. ;)

      Eliminar
  2. Muchas gracias! Y con harina de maiz perderían mucho su sabor original? Por hacer una tanda asi para un familiar celiaco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente el sabor cambiará un poco, pero como lo importante es el aguardiente, creo que es una buen idea para probarlos!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...